GURDJIEFF - ARGENTINA
 
 
 

 

Recordando a Carlos Matchelajovic

La resistencia 27/11/88

 

Nosotros trabajamos más que todo con la parte mecánica o instintiva-motriz de los centros, la mente que tiene constantemente el dualismo del si o no, me gusta-no me gusta, lo niego- lo afirmo, este vaiven del péndulo entre sí y no, es la parte más usada de los centros y la emoción tiene la parte de las pequeñas emociones, el interés en el otro, el interés chismográfico –hasta en los grupos lo veo- … Uno siempre está con pequeñas emociones que son como onditas pero no me llevan realmente hacia algo más alto, hacia un hidrógeno más fino, sino que prácticamente me quedo con las emociones que están al nivel de las sensaciones. Nuestros movimientos no son propios, sino imitados durante la vida por mi personalidad, hasta por imitación de la televisión, de lo que se ve en la calle, de las revistas de moda, y de la influencia de la familia: voz de familia, movimientos de familia, gestos de familia, y así va la cadena mecánica de la cual no me libero tan fácilmente; el centro instintivo está también aquí porque no muevo la parte más alta del centro por ej: el gusto de estar alerta, el gusto de la intuición, sino que voy con la mente ordinaria que no ve más allá de la punta de mi nariz. ¿Qué tiene que ver la resistencia con esto? La resistencia pertenece a lo que se llama la Segunda Fuerza Sagrada, entonces como una fuerza es sagrada, también hay una Sagrada Resistencia. La Sagrada Resistencia sería la que resiste a todo lo que en mí impide la posible evolución. Mañana va a aparecer en las Tablas de la Ley: “NADA SACRIFICADO-NADA SE OBTENDRÁ”. Entonces SACRIFICAR es en realidad HACER SAGRADO; quien no hace nada sagrado, no obtendrá en realidad nada, a pesar que sueña toda su vida con el Reino de Dios, con el Yo Real, o la Conciencia Alta, etc. Pero todas son ilusiones porque no se está pagando el precio. La Resistencia Sagrada sería contra todo lo negativo en mí, y esta está conectada físicamente con la columna vertebral, y un hombre que tiene columna vertebral sino es exagerado como en los militares, tiene una posibilidad de resistir a algo. La gente muy baja, muy pesimista, no tiene una columna vertebral recta. Una vez hablé con un compañero del Trabajo, que tenía ya mucho tiempo en el Trabajo, y que había estado cuando joven con Gurdjieff y él me contó su experiencia, en el Japón, en el zen, en el budismo Zen, él le preguntó al despedirse del Roshi, si le podía dar algo que lo pudiera ayudar en el futuro, entonces el maestro le dijo: “Tenga siempre una columna recta, en todas las situaciones de la vida”. Cuando él dijo esto, yo sentí vivamente que estas palabras estaban dichas para mí, porque él mismo dijo, no sé estaba decepcionado de esas palabras, él pensaba en una fórmula mágica, pero yo inmediatamente sentí que ahí había algo para mí, y desde entonces he tratado de incorporarlo a mi vida.

La resistencia. Todos llegamos a una vida mecánica por la educación, etc. Esa es la materia prima de las personas mecánicas que después buscan, debido a un centro magnético, o a veces porque el esposo está en esto, por razones familiares, y buscan una escuela o un trabajo como este. Este Trabajo principalmente es un trabajo de re-generación, y no nos damos cuenta que en realidad nuestras partes negativas, los pensamientos mezquinos, los ataques emocionales, nuestra vanidad, nuestro orgullo, nuestra auto-importancia, que tanto cultivamos, pertenecen en realidad a un estado degenerativo: nada puede comenzar a re-generarse si no está parada la degeneración. La re-generación es en realidad la verdadera evolución, por eso las escuelas del Cuarto Camino, son como dice Collin, con razón, escuelas de re-generación. Ahora cada uno que sinceramente se ve, tiene que darse cuenta que arrastra mucho de lo que está en contra de la evolución, porque es la gran divisoria de aguas, es el momento cuando el hombre mecánico llega hasta el nivel cuarenta y ocho, donde está la posibilidad de aplicar lo que se llama el primer choque. Nosotros tenemos una idea equivocada del primer choque, usamos la palabra, nos imaginamos cosas, si realmente somos sinceros. Nos damos una explicación desde el centro formatorio: Ah, sí!, allí donde Ouspensky pone las dos flechas y además he oido algo de atención dividida y eso es el máximo. Pero un choque provoca en nosotros la idea de algo rápido, algo inmediato; el choque de aire, esto es inmediato porque para que mi respiración pueda seguir y tengo que seguir respirando porque sino me muero. En realidad no me gusta la palabra “choque de aire” lo veo muy materialista. En realidad lo que veo es que es un choque de gracia, la gracia que la infinita inteligencia del creador o de las Inteligencias Cósmicas que han creado este universo y que han previsto esto para el mantenimiento de la vida. Lo tomo como tan garantizado que abuso de este alimento. Bueno, ese es otro tema, pero el choque de aire es en realidad un choque que hay que dar miles de veces y por largo tiempo porque el choque encuentra resistencias, la resistencia de movernos allí desde donde estamos. Nuestro gran obstáculo es: yo leo el choque de aire, yo leo un segundo choque, yo leo de la iluminación, yo leo muchas cosas, pero ¿cómo está en mí la posibilidad de no tomarme todo como garantizado? Me tomo por garantizado mientras el Trabajo está un poquito aquí, es agradable ir a las reuniones, hacer Movimientos, y escuchar un poco de estas ideas, pero a veces cuesta un poco y escucho cosas que no entiendo, pero como me tomo por garantizado eso hace que no quiera moverme del punto donde estoy. Tomo como garantizado mi vanidad, y mientras esto no me esté amenazando está todo bien, pero en cuanto siento la amenaza, pongo resistencia y en realidad no quiero moverme, porque la naturaleza no ha previsto que me desarrolle. El desarrollo tiene que venir de un ardiente deseo de quererlo como dice en el pequeño libro, y no por poco tiempo sino por largo tiempo, el centro magnético puede ayudar porque me abre, puedo sentir con la parte emocional del centro, emocional positivo, o en la parte intelectual del centro emocional, me puede hacer sentir que hay influencias creadas fuera de la vida, las influencias C, que se llaman. Es decir, influencias C, que están creadas fuera de la vida desde un nivel más alto, y se puede llamarlo el Círculo Interno de la Humanidad, o de un grupo consciente de la humanidad. Esos son palabras pero por Ej.: las catedrales góticas, una maravilla de nuestra civilización, ---aquí no se sabe mucho de esto porque se tienen solamente réplicas-.Evidentemente esta gente que ha formado algo, influencias C que han creado B, es decir fuera de la vida, creando algo en la forma de piedra y con el tiempo se mezcla con las influencias de la vida misma, son más grandes, son muy bellas, y tienen un cierto sentido estético. En realidad no discrimino que son influencias B y qué son influencias A. Los libros de la Enseñanza en realidad, pertenecen también a influencias B. Los que han creado estas influencias son C, pero con el tiempo se desgasta como cualquier cosa porque ya no hay nada sagrado en esto. Y ahí está la resistencia contra el hacer un esfuerzo sobre algo que la naturaleza en realidad no quiere; y se ve qué resistencia tengo en mí contra la observación de sí, el primer choque consciente, etc., porque inmediatamente voy a fabular historias, anécdotas, criticar en forma parcial, interpretar mi observación y permitir que la mente los interprete, los analice, interfiera, etc. Por ejemplo, hay una resistencia muy grande para superar, después vienen las emociones negativas, me hacen sufrir, pero como Gurdjieff dice en Fragmentos: “el hombre está dispuesto en ciertas condiciones a sacrificar hasta sus placeres, de hacerse abstinente, de privarse de ciertos placeres, etc, pero no está dispuesto a sacrificar su sufrimiento.” En cierto sentido tiene razón, porque esto es lo que lo mantiene, pero al otro lado están las emociones negativas, toda la negatividad que llevamos adentro tanto en el pensamiento y también en forma psico-somática, en el instinto, como dije en la mañana: el hombre contra sí mismo. Se ve por ejemplo en los Movimientos, qué resistencia hay para adaptarse al patrón, “ello” quiere siempre poner en lugar de una mano formada, los dedos de la forma más cómoda, igual con los pies, o cualquier posición, pero no lo que exige el patrón, entonces hay la impureza que se cuela en los Movimientos, y si no hay instructores de Movimientos severos y muy alertas, entonces se forman hábitos de Movimientos negativos. El hombre no está dispuesto a sacrificar sus sufrimientos, pero al otro lado, tiene que sacrificarlos, es decir hacerlo sagrado; si sacrifico realmente a un sufrimiento, renuncio por ejemplo, a mi auto-compadecimiento, a un cierto lujo podrido de moverse interiormente en un pesimismo, -en no me quieren, etc.-, en estas cuentas interiores de: - no me aprecian, no me valoran, no valgo nada-; pero todo esto es del lado de la resistencia, entonces no me recuerdo a mí mismo, el recuerdo de sí es del otro lado, el recuerdo es la posibilidad de salir de este pozo, de esta salsa, es la actitud de la rana de pozo de no querer cambiar, de no querer salir de este pozo y realmente es de no desearlo con toda intensidad y todo esto me mantiene en la resistencia por años y años. Si uno piensa en realidad en la forma que está acostumbrado uno a medir su inversión en ganancia: ¿Qué he ganado con el Trabajo?, pero en realidad la cuestión sería mucho más importante descubrir ¿Qué he perdido en el Trabajo?, de qué me he podido deshacer en el Trabajo, es decir, qué resistencias o parte de las resistencias he perdido. Esa es una forma de ver las cosas de manera más real. Lo otro es un barato optimismo. Y otra cosa es en mí, así como en las Tablas se ha dicho muchas veces y sobre la dirección de moverme desde donde soy, desde una “rana de pozo” a una rana oceánica, en la dirección de una rana oceánica, pero mi resistencia frente a esto es tan grande que la mente no lo toma tan fácilmente en cuenta. Antes existía el “misoneísmo”, si lo recuerdan es el odio a lo nuevo, pero en realidad este odio es miedo. Para ir en la dirección de apreciar, de buscar, de amar lo nuevo, el FILONEÍSMO. Puse adrede palabras que no son conocidas para que tal vez se graben en algunos y tengan así un valor específico.

Hay que tomar en cuenta: que la resistencia es en realidad una fuerza que resiste, que quiere quedar pasivamente donde está, por eso la resistiencia en el caso de la mecánica, hay que moverla con un empuje, una fuerza que empuje. Por ejemplo a un automóvil puedo empujarlo y después gana un cierto momentum, y después casi lo puedo mover con un dedo y puedo llevarlo hacia adelante. Pero en mi resistencia interior me falta, este empuje consciente, y me quedo obstinado, es increíble qué obstinado quedo, porque es este miedo a lo nuevo, porque la mente aborrece lo desconocido, de la misma manera, como la naturaleza aborrece el vacío, y solamente mediante una bomba puede hacer un vacío y el aire inmediatamente quiere llenar todo, donde pueda meterse, eso se llama “el horror vacui” en latín. Este horror vacui es en realidad en la mente el miedo al vacío, porque lo nuevo para la mente es vacío porque lo desconoce y no quiere dar el salto a lo desconocido. La resistencia siempre aconseja: lo conocido por lo conocido: lo desconocido por lo conocido, y hasta la ciencia aplica esto. Hay maravillas en la técnica pero en última instancia hay muy poco de moverse realmente a lo desconocido, excepto momentos de ir al espacio, pero siempre es un chiche más. Para nosotros lo nuevo es también un chiche psicológico más.

Regresando al tema, por todo esto no me muevo del lugar y tengo algo sobre lo cual me baso que es: todo lo devenido en mí tiene un momento de inercia, porque no puedo fácilmente conectarme con el gusto de buscar algo nuevo, yo quiero ir a otro país, pero muy rápidamente me llevo a mí mismo y llego muy rápidamente a lo conocido, porque me llevo a mí mismo, no me puedo liberar de mí mismo. Necesito una decisión real de darme un choque, de renunciar a ciertas cosas negativas que están del lado de la resistencia y así convertir la resistencia pasiva, negativa; en una resistencia activa, positiva. Significa que yo estoy del otro lado, es decir que estamos hablando de algo que está muy cerca del tema de las tentaciones en la religión. Las tentaciones son necesarias, la resistencia es necesaria, pero no es necesario quedarme con la resistencia, y no es necesario que me someta a las tentaciones sino que supero las tentaciones, y más tentaciones supera uno, más va en una dirección de liberación, sacrificando.

Es un proceso muy largo. La resistencia para mí es un sentido muy global, todo lo que es negativo: mi pensamiento, mi no querer lo nuevo, no moverme desde donde estoy y más que todo tomarme como garantizado, no querer sacrificar mi vanidad, mi auto-orgullo. Aquí estamos bien y hablamos de la vanidad, del orgullo, de la auto-importancia y todos están de acuerdo pero en realidad hay que sacrificar todo, pero van a la casa a una reunión familiar y todo vuelve al mismo lugar. Ese es nuestro problema, porque no estoy dispuesto a entrar ahí y observarme y recordarme frente a esto y así me quedo en lo mismo de siempre. Esto es como una divisoria de aguas, cuando el hombre deja su resistencia tiene como un nuevo viento que lo puede ayudar. Lo he visto en mi vida; a medida que podía romper ciertas resistencias, podía moverme en el Trabajo. Todavía queda mucho por delante, pero uno ve la dirección, uno ve que es un proceso largo y no es que me doy el primer choque consciente y ya está todo hecho, sino que un choque consciente tiene que convertirse en un catalizador que cataliza constantemente la parte de la mecánica y la parte de la resistencia y usa las herramientas del Trabajo que es el Recuerdo de Si y la Observación de Si. La observación de sí sin el Recuerdo de Si tiene sus límites pero hay que comenzar y seguir por muchos años con la observación de sí, porque el recuerdo de Si, viene más adelante y es muy difícil, porque uno cae en la ilusión que es algo mental y es muy difícil evocar el justo momento emocional para que este Recuerdo de Si pueda tomar una forma. Es como que el Recuerdo de Sí se proteje contra sí mismo y contra todos los “chantas” (jasnamusses) que establecen grupos Gurdjieff y grupos del Cuarto Camino en todo el mundo, porque parece interesante pero esto no les llega porque no saben y no tienen ni la paciencia ni la perseverancia para esto, para esperar hasta que una parte emocional alta pueda ayudarme en esto.

También la resistencia tiene un momento importante, que en realidad es del lado pasivo, cuando este lado pasivo se ha hecho activo y puede ser que en una vida donde hay demasiados pensamientos negativos, la Segunda Fuerza se ha convertido en lo activo en uno que en realidad es una inversión. No hay que confundir la represión de las cosas negativas con superar la resistencia. Si reprimo la emoción negativa estoy del otro lado y lo que necesito es estudiarlo y hacerme más consciente de ello. La conciencia y la luz trabajan justamente como un catalizador que les puede transformar. Hay un error muy propagado en el Trabajo que es: que la gente al leer los libros dicen: la no expresión de las emociones negativas es el segundo choque consciente, pero si uno lee bien esto en realidad es la preparación para un choque consciente y el choque consciente es en realidad la transformación ya de estas emociones negativas y eso es muy diferente. En la no expresión muchas veces no forma todavía una tríada, sino solamente no lo hace exterior, pero la transformación real forma tríadas. La resistencia entonces no es mala, ni es buena ni es mala, es una fuerza y una etapa que es necesaria.

 

 
Informes y entrevistas al teléfono: (11) 4545-1065 - E-mail: arca1990hoy@yahoo.com.ar